Respetar es reconocer la humanidad del otro, es aceptar, apreciar, y valorar sus cualidades y sus derechos. Respeto es también el reconocimiento del valor propio: cuando logramos cuidarnos a nosotros mismos, nos estamos respetando. Y cuando nos respetamos y cuidamos a nosotros mismos, valoramos el respeto hacia los demás. Respetar también es compromiso con nuestros pares. Es contribuir a potenciar el desarrollo y el crecimiento de quienes forman parte de nuestra sociedad. El respeto es la base de una auténtica convivencia en paz, el respeto a los derechos de todos los individuos y de la sociedad en su conjunto.