Es la fuerza interior que nos permite llevar a buen término nuestras metas. La perseverancia necesita de dedicación y firmeza en las actitudes, las ideas y la realización de las cosas. Somos perseverantes cuando actuamos con paciencia, disciplina, decisión, valentía y responsabilidad.