Integridad viene de la misma raíz latina que entero, sugiere la totalidad y plenitud de una persona, que no está dividida ni se comporta diferente según la situación. La persona íntegra es recta, honrada y denota entereza en todos sus actos. Ser íntegro es también comunicar las intenciones, ideas y sentimientos abierta y directamente, y estar dispuesto a actuar con honestidad en todo momento.