Es la aceptación sincera de las cualidades y limitaciones que tenemos, mostrándonos tal cual somos, con autenticidad. Es la ausencia de la soberbia, del orgullo, de la vanidad.
 
 
<