Es una necesidad social básica del ser humano. La buena convivencia es uno de los factores más trascendentes para el bienestar, la felicidad y hasta para la salud de una persona. Una convivencia positiva se construye cotidianamente con respeto, amor y tolerancia.