Desde su etimología, alegría significa vivo y animado. Es un estado interior luminoso, que genera bienestar general y altos niveles de energía. Cuando actuamos con alegría generamos un accionar constructivo, que se manifiesta en nuestra apariencia, nuestras palabras, nuestras decisiones y en nuestra forma de actuar.